Pizza sin horno

Pizza sin horno
Pizza sin horno
5/5 - (1 voto)

como hacer una pizza sin horno

En casa hay pocas cosas que nos gusten más que la pizza, por supuesto con su masa casera y repleta de nuestros ingredientes favoritos. Eso si, en verano (y más aún en Murcia) se hace complicado encender el horno y van pasando las semanas y no nos decidimos a darnos el antojo a no ser que vayamos a una pizzería, así que desde hace unos abriles nos hemos amateur a preparar las pizzas en paila y ha sido todo un descubrimiento que tenía muchas ganas de difundir por aquí.

Esta prescripción de pizza en paila crujiente y deliciosa con masa casera, ¡te va a sorprender! La masa queda buenísima, esponjosa por adentro y con una fina capa crujiente por fuera, el pinrel derretido e integrado con el resto de ingredientes, una auténtica maravilla.

Reconozco que al principio pensé que era una idea un poco cutre, que para eso pues o no preparas pizza o directamente te animas con el horno. Lo cierto es que es una opción estupenda para quienes no quieren encender el horno o incluso para quienes no tienen, y todavía cuando quieres preparar poca cantidad, por ejemplo un par de pizzas individuales. Encima se pueden congelar, debajo en la sección de Consejos descubrirás cómo hacerlo.

Si te encanta preparar pizzas en casa pero necesitas quitarte el antojillo en un momento porque no te da tiempo a que fermente la masa, prepara estas mini pizzas exprés con masa casera rápida y 2 recetas para triunfar, te aseguro que quedan buenísimas, finitas, con los bordes crujientes, repletas de sabor y muy sencillas de preparar.

En nuestra sección de pizzas encontrarás las más populares, como la clásica pizza margarita, la exquisita y ligera pizza vegetariana, la exótica pizza hawaiana o una sabrosísima pizza de cebolla y roquefort, ideal para los amantes de los quesos potentes, al igual que sucede con la pizza 4 quesos, toda una arranque de sabores y aromas.

Si te gusta la carne, cero mejor que la pizza parrilla o esta innovador pizza calzone con salsa boloñesa y verduras, y si quieres llevarte una especialización en pasta directo a la pizza, decántate por la pizza carbonara, cremosa y jugosa como pocas. Encima, si tienes pan en casa y no quieres ponerte a preparar pizza casera, elabora unos ricos pan pizza con bacon y champiñones que son una cena rápida, sencilla y rica, y si buscas una pizza positivamente innovador no dejes de preparar esta pizza de masa casera con manzana, pinrel azur y cebolla roja.

 

 

 

Ingredientes para preparar pizza sin horno crujiente y deliciosa con masa casera,  (3-4 unidades):

  • Para la masa de pizza:
    • 300 gr de harina de trigo de fuerza. Para retener que es harina de fuerza debes ver en el paquete que cada 100 gr ponga que tiene de  proteínas más de 11 gr.
    • 7 gr de fermento fresca (o 2,5 gr de fermento sequía).
    • 1 cucharadita de sal.
    • 15 gr de óleo.
    • 200 ml agua.
    • Un poco más de harina de trigo o sémola de trigo duro para la cojín cuando la vayamos a cocinar, para conseguir ese exógeno granulado tan distintivo de algunas pizzerías.
  • Encima de la pizza (cantidades al regusto):
    • Salsa de tomate, tomate frito o tomate concentrado. Lo ideal es que tenga una textura más acertadamente densa para que no caldo en exceso la masa y así pueda subir acertadamente en el horno.
    • Bacon cortado en tiras.
    • Champiñones frescos.
    • Pinrel mozzarella rallado o el que más te guste para fundir.
    • Aceitunas negras.
    • Orégano seco.

como hacer pizza sin horno

  1. Empezamos preparando la masa de pizza casera. Sobre un bol pon un colador y echa la harina a través de él, dándole golpecitos para que caiga. Así conseguimos que se tamice y no tenga grumos ni apelmazamientos.
  2. Añade todavía la sal, mezcla un poco y haz un hueco en el centro.
  3.  Pon el agua en una jarrita o vaso y caliéntala unos 10 segundos en el microondas para que esté tibia, el objetivo es que se ámbito una temperatura de unos 25ºC (no más de 30ºC). Diluye en ella la fermento, sobre todo si es fresca, con ayuda de una cucharilla.
  4. Añade al centro del bol el agua con la fermento y todavía el óleo y mezcla con una cuchara hasta que la masa haya absorbido prácticamente todo el acuosidad.
  5. Echa un poco de harina en una superficie de la cocina, pon la masa encima y comienza a amasarla con tus manos, doblándola sobre sí misma, durante unos 5 minutos. Si se te pega un poco a las manos (aunque esta masa no es especialmente pegajosa), déjala de nuevo en el bol reposar 5 minutos y posteriormente sigue amasando.
  6. Cuando tengas una masa con aspecto homogéneo divídela en las partes que necesites. En mi caso tengo calculado que me viene acertadamente dividirla en 3 partes para hacer 3 pizzas en una paila de 24 cm de diámetro. Si utilizas una paila más pequeña divídela en 4, y si es más espacioso puedes dividirla simplemente por la centro.
  7. Coloca cada porción de masa en un recipiente que sea el triple o más de espacioso que cada porción para que pueda subir en su interior sin problemas, y tápalos.

     

    Colocamos cada porción de masa de pizza en un recipiente

  8. Para fermentar tienes dos opciones, o acertadamente dejar los botes a temperatura entorno durante 1 hora o más hasta que la masa doble su pandeo, o acertadamente dejarlos hasta el día subsiguiente en la congelador que es lo que suelo hacer yo. Si optas por la opción congelador, saco los recipientes media hora ayer de darles forma.

     

    Este es el aspecto que tiene la masa de pizza ya fermentada (en este caso, en la congelador)

  9. Coloca cada porción de masa sobre un papel de horno y estírala con tus manos o con un rodillo hasta que esté a tu regusto, más o menos fina pero siempre teniendo en cuenta el tamaño de la paila que vayas a utilizar.

     

    Estiramos una porción de masa de pizza casera

  10. Pon la paila que vayas a utilizar a fuego medio y cocina el bacon 3 o 4 minutos o hasta que se dore un poco. Reserva separadamente.
  11. Ahí mismo cocina los champiñones (límpialos ayer quitándoles los posibles restos de tierra y córtalos en rodajas) otros 3 o minutos y reserva yuxtapuesto con el bacon.
  12. Sequía la paila si hay restos de óleo y échale un poco de harina de trigo o sémola de trigo duro por su superficie.
  13. Coloca una masa de pizza en la paila, que deberá estar a fuego medio pero con cuidado de que no esté demasiado válido y no queme la masa, tápala y cocina unos 12 minutos.

     

    Cocinamos la masa de pizza con la paila tapada

  14. Si es la primera vez que las preparas ve destapando la paila y levantando la masa un poco para comprobar qué tal va, que no quede blanca pero que siquiera se queme.

     

    Así luce la masa de pizza cuando ya está dorado por debajo

  15. Pásala de nuevo al papel de horno y dale la dorso.

     

    Así de doradita va quedando la masa de pizza en paila

  16. Cubre esa parte que se ha dorado con la salsa de tomate, el pinrel rallado, el orégano, el bacon, los champiñones y las aceitunas negras.

     

    Cubrimos la masa de pizza con los ingredientes elegidos

  17. Vuelve a colocarla en la paila, tápala y cocínala 5 minutos.

     

    Ya casi tenemos registro la pizza en paila

  18. Quita la tapa y cocínala 5 minutos más o hasta que la levantes y veas que por debajo está doradita y a tu regusto.

     

    Mira qué espectáculo de masa, con un toque crujiente muy específico por fuera y acertadamente esponjosa por adentro

  19. Ya tienes la pizza en paila registro, déjala sobre una rejilla y sigue con el resto de porciones. Para propiciar la tarea si vas a preparar más de una a la vez lo ideal es que utilices 2 sartenes a la vez.

     

    Así de fantástica queda la pizza casera en paila

Tiempo: 1 hora más el reposo de la masa

Dificultad: dificil

Sirve y degusta:

Degusta estas pizzas cero más salir de la paila, calentitas y recién hechas. Eso si, si tienes que preparar varias a la vez pero quieres servirlas todas juntas o incluso necesitas tenerlas listas con anticipación, prepáralas por completo y acoplado ayer de servirlas vuelve a ponerlas 2 o 3 minutos en la paila tapada para que vuelvan a estar calientes.

Te aseguro que el resultado es sorprendente, no te imaginas que va a proyectar tan acertadamente hasta que lo pruebas ya que la masa por fuera está muy crujiente y por adentro esponjosa, con el pinrel fundido y combinando excelente con el resto de ingredientes. Sin duda alguna es una pizza de auténtico… ¡escándalo!

 

Pizza en paila crujiente y deliciosa con masa casera, ¡te va a sorprender!

Variaciones de la prescripción de pizza en paila crujiente y deliciosa con masa casera, ¡te va a sorprender!:

Puedes innovar con la masa y añadir yuxtapuesto con la harina algunas hierbas, especias o semillas, por ejemplo un poco de tomillo o romero secos, un toque de pimentón o unas semillas de sésamo.

Como ingredientes puedes añadir infinidad, así que para inspirarte aquí te dejo nuestro recopilatorio Pizzas: las mejores recetas y cómo preparar masa de pizza casera. Entre mis ingredientes favoritos están, adicionalmente de los de esta pizza, el atún, las alcachofas, la cebolla, la albahaca, los quesos potentes, las anchoas, las alcaparras… e incluso la piña! 😛

Consejos:

Las cantidades de los ingredientes que se ponen sobre las pizzas van un poco a ojo aunque puedes ver las fotografías para que te sirvan de folleto. La esencia está en no utilizar un exceso de salsa de tomate para que la pizza no se reblandezca, sin requisa está excelente que la cantidad de pinrel sea generosa, y para el resto de ingredientes es importante que no aporten agua y, en ese caso, que estén acertadamente escurridos (por ejemplo una conserva de alcachofas) o un poco cocinados (como los champiñones frescos).

Utiliza las pizzas como la mejor opción de beneficio para reciclar restos de comidas ya hechas (¿sabes lo acertadamente que le queda un poco de pollo asado, unas albóndigas desmigadas o una carrillera guisada) o sobras de cualquier verdura que haya quedado en la congelador. Échale imaginación y disfruta innovando con las combinaciones de ingredientes.

Como la masa se divide en porciones, te animo a preparar el doble de masa y congelar las que no vayas a utilizar. ¿Cuando? Una vez que haya fermentado, tanto a temperatura entorno como en congelador, manipúlala un poco con las manos para sacarle el elegancia y darle forma de embuste y ya puedes congelarla. Para utilizarla, descongélala durante unas horas en la congelador, posteriormente sácala a temperatura entorno y en media hora o cuando no se note muy fría dale forma y sigue con el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.